Por: Mauricio Bustamante Rivero


El Sr. Horacio Poppe, candidato a la Alcaldía de Sucre en las recientes elecciones subnacionales, realizó ayer una transmisión en vivo por la página de facebook del diario Correo del Sur, explicando las razones de su derrota electoral y señalando a quienes considera son culpables de su fracaso. Estas líneas pretenden evidenciar las principales contradicciones de su intervención, porque así como su intolerancia es un rasgo definitorio de su miseria ideológica, la tolerancia a sus actitudes prepotentes, racistas e incoherentes, puede malinterpretarse como un silencio que le de crédito a sus inconsistencias.

Poppe acusó al Tribunal Departamental Electoral de Chuquisaca, de se ser cómplice de un supuesto fraude y de parcializarse con el MAS. Pero hay que recordarle que los miembros de este órgano, fueron elegidos por su gobierno cuando estaba Janine Añez, bajo el argumento de haber llevado a cabo un proceso meritocrático y transparente de selección de vocales. Levanta el dedo acusador sin presentar pruebas ni las actas que observa, a pesar de que todos los partidos tienen copias de cada acta de los recintos habilitados. Denuncias de esta naturaleza merecen toda la responsabilidad que entraña el hacer uso de la palabra y presentar las pruebas en las instancias correspondientes, incluso al Tribunal Supremo Electoral que también fue elegido en su gobierno a inicios del año 2020.

La campaña de su partido República 2025, estuvo basada en mostrar que su candidato a alcalde no era racista o discriminador como se sospecha en nuestro medio. Fue a barrios populares y se publicaron fotos de él “compartiendo” con la gente humilde. Sin embargo, ayer Poppe sacó a relucir su verdadero cariz, sugiriéndonos que habría que revisar en adelante, si Sucre debería o no tener distritos rurales, acusando a las y los votantes de estos distritos de malnacidos, brutos y opas por votar mayoritariamente por el MAS. ¿Qué sería Sucre sin sus distritos rurales? ¿Qué sería Chuquisaca sin su capital y sus municipios rurales? Hay que aclararle a este señor que todas y todos dependemos de una infinita cadena de trabajadores y trabajadoras que nos proporcionan la luz, las comunicaciones, el transporte, y en el caso de nuestras hermanas y hermanos del campo, la alimentación. 

No le gusta el campo pero reclama que el MAS gane en ese territorio. Allí se hizo fraude dice Poppe, pero refiere que de las 58 actas que observó, solamente 19 son del área rural, el resto pertenecen a los distritos urbanos. ¿Si en la ciudad la gente también votó por el MAS, según su criterio, también son malnacidas y malnacidos? Ni duda cabe que sí y está mal porque él se consideraba la “mejor opción”.

Ahora bien, si se consideraba la mejor opción, ¿por qué los otros partidos de oposición no se sumaron a su candidatura? ¿No sabrá Poppe que hay un amplio rechazo a su perfil conservador, autoritario y antiderechos? Pero vamos más allá, si la gente de Sucre percibiría a Poppe como la mejor opción, fácil solución hubiese sido, que voten mayoritariamente por él y le otorguen una amplia ventaja, a pesar de que hubieram varias opciones partidarias como se observó en otras ciudades o departamentos del país. 

Pero los hechos son testarudos y elocuentes al respecto, sea por el motivo que fuere, no obtuvo la votación que soñaba tener. Y, en lugar de respetar la democracia que dice defender, al estilo de Mr. Trump, acusa de fraude, no acepta los resultados, insulta la predilección e inteligencia de la población y denuncia fraude sin mayores argumentos que su hígado e improperios consiguientes.

Acusa Poppe a la militancia del MAS de victimizarse ante sus insultos y actitudes, pero se reivindica con mucha honra y orgullo como un facho a carta cabal; es decir, como un seguidor de una ideología fascista que exalta los supuestos valores superiores de una raza que rechaza, menosprecia y pretende aniquilar a las culturas diversas y disidentes de su ideología. Esa postura ultraconservadora, antidemocrática y retrógrada, atenta no sólo contra los pueblos indígenas, sino también contra los derechos de las mujeres y su exigencia de no morir por los feminicidios inherentes a un sistema capitalista y patriarcal, o contra los asesinatos y crímenes de odio que afectan a las personas LGBTI; pero además promueve un Estado que no debería legislar para todas y todos, sino a imagen y semejanza de una cultura occidental, liberal y en base a la religión que profesan. 

Prosiguiendo con su ataque de ira, dispara contra los otros candidatos de oposición, colocando al descubierto los intentos de establecer pactos con ellos, aún sabiendo que tienen –según la información que él maneja– denuncias de favorecimiento en obras municipales, en contratos de publicidad y en el cuoteo de pegas. Ahora sabemos que el pez muere por su propia boca. Si no se unieron, no fue porque él no quería juntarse con personas de las cuales coloca en duda su honorabilidad, sino porque no quisieron cederle el paso como principal candidato de la oposición.

 Casi al final del video, indica que su movimiento se alejará de la vida pública por unos años, pero en seguida realiza una apología de la acción política que realizarán a través de sus concejales y concejalas electas. Habla suelto de cuerpo de fiscalización, transparencia, lucha contra la corrupción, etc. Pero hagamos un ejercicio sencillo y nos preguntemos cómo concibe el Sr. Poppe estos preceptos, si nunca denunció la corrupción escandalosa del gobierno de Añez y Murillo: el caso de los respiradores, el desfalco de ENTEL, el desfalco de YPFB, la asfixia económica a BOA, los salarios y viáticos irregulares, las autojubilaciones, etc.  No olvidemos que fue aliado de ese gobierno y es corresponsable de la pésima gestión que tuvieron de la pandemia y del descalabro económico del Estado. Seguramente la población analizó estas incoherencias y le brindó un castigo al no votarlo como él deseaba.

Finalmente, agradece a su militancia por el trabajo realizado en la campaña de su partido, pero cierra ese espectro ficticio que fabricaron para mostrarlo como una persona humilde, generosa y tolerante, con un vergonzoso video que lo muestra de cuerpo entero, como el lobo que se vistió de oveja y se puso en evidencia en su último acto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *