Por: Daysi Arciénega Avendaño*


UNA OPORTUNIDAD MARCADA POR EL COMPROMISO INSTITUCIONAL DEL IPTK

Vivimos como humanidad un momento sui generis, en el que la cotidianidad ha dejado de ser normal en diversos aspectos, por decir algo. Nuestro diario vivir se ha visto marcado por el distanciamiento social, el uso de barbijo y desinfectantes que nos han dado un nuevo formato de relacionarnos y miedos crecientes, sin embargo, como buenos bolivianos vamos asimilando y buscando nuevas formas de salir delante, porque si algo debemos resaltar es que somos gente luchadora y que se adapta a las situaciones por más duras que puedan parecer y ser.

En este contexto y con la visión de mejorar las condiciones de vida de las familias de las zonas periurbanas del distrito 6 del municipio de Sucre, el Instituto Politécnico Tomas Katari  “IPTK”, desde  la gestión 2016, ha apoyado en la producción limpia de hortalizas orgánicas  en carpas solares y huertos familiares, con la finalidad de mejorar y diversificar la alimentación de las familias, consolidar una seguridad alimentaria estable y con ingresos frescos, permitiendo el acceso directo a una variedad de hortalizas a través de su producción en los huertos.

La pandemia del COVID – 19, ha afectado fuertemente la actividad económica de las familias del distrito 6 del municipio de Sucre, economía basada en la agricultura a pequeña escala, el trabajo no formal en la ciudad de Sucre y la producción de ladrillo en fábricas artesanales, trabajos que exigen la participación de toda la familia que no pueden realizar regularmente sus actividades económicas, por lo cual son crecientes las necesidades de las familias, desde el abastecimiento de alimentos hasta la provisión de servicios básicos.

Bajo estas condiciones de las familias, se ha podido evidenciar que el trabajo del IPTK, aporta con soluciones concretas a la seguridad alimentaria, ya que la producción de hortalizas a nivel familiar, sea en huertos familiares a cielo abierto o en carpas solares, son una alternativa al desarrollo familiar, impulsando la alimentación saludable con el consumo de diversas hortalizas y complementariamente, la generación de ingresos adicionales por la comercialización de éstas con todas las normas de calidad e inocuidad.

La producción de hortalizas en estos tiempos de pandemia se ha consolidado en una nueva oportunidad de desarrollo de las familias, aprovechando las nuevas oportunidades de mercado por la demanda en la sociedad de alimentarse más naturalmente y así fortalecer la inmunología y la vitalidad.

Las hortalizas que se ofrecen desde el Distrito 6, son producto del esfuerzo familiar, que tienen una producción diversificada con un enfoque agroecológico que les permite acceder permanentemente al consumo de hortalizas frescas, como una respuesta a la problemática de la seguridad alimentaria y el derecho a la alimentación saludable. Por otro lado, les permite generar ingresos por la comercialización de los excedentes.

La asistencia técnica y acompañamiento permanente de técnicos del IPTK, ha permitido a las familias con las que se trabaja, continuar con la producción permanente de hortalizas para ayudar a reducir los efectos de la malnutrición y los generados por la pandemia, buscando mejorar la alimentación de las familias con el consumo variado de hortalizas, permitir el acceso de las productoras al mercado bajo alianzas estratégicas con instituciones municipales.

Si bien la responsabilidad de huerto hortícola es de la mujer, la producción es un trabajo de toda la familia y los resultados han sido bastante alentadores ya que las familias tienen la visión de expansión y diversificación de su producción.

Testimonios

Martha Manchengo, 26 años, Comunidad La Barranca.

La producción de hortalizas en esta época ha sido muy provechosa, tengo verduras frescas  en mi casa no tengo que ir a Sucre, es menos gasto, cuando tengo mucha producción entrego mis productos para vender en las ferias de mercado verde, y en el mercado campesino, lo que más he vendido es lechuga, espinaca y acelga, la gente ya conoce que el producto es sano, nos compra en el momento.

Mi huerto me ha servido para mejorar la alimentación de mi familia, mi esposo se ha contagiado de COVID-19, estoy segura que todos nos hemos contagiado, pero como tenemos nuestras hortalizas nos hemos cuidado comiendo mejor, muchas hortalizas y unos mates, ya que también tenemos algunas plantas de romero, manzanilla, menta. Es muy importante el consumo de hortalizas para comer sano.

Ana Salazar, 30 años, comunidad Llinfi

Tengo 4 hijos, esta pandemia me ha afectado bastante y a mi familia, mi esposo no está trabajando, con mi carpa puedo producir muchas hortalizas para que podamos comer más sano y variado, ahora como podemos vender nuestras hortalizas en las ferias y entregando a las casas nos estamos ayudando en la economía, puedo comprar algunos alimentos y le estoy ayudando a mi esposo para que podamos pagar nuestras deudas.

Las familias en sucre, ya nos conocen porque nuestras hortalizas son limpias y nos buscan para comprarnos, para mí es muy importante producir, primero porque me ayuda en la alimentación sana de mi familia y porque podemos vender y ganar un poquito de dinero, ahora lo que más estamos produciendo es tomate, acelga, espinaca y apio.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *