Por: Pánfilo Yapu Condo
Educador y formador

El 29 de septiembre de 2017, tuve la oportunidad de participar en un congreso campesino de la Sub-centralía en la comunidad de Surima Grande del Municipio de Tarabuco donde, para mi sorpresa, las organizaciones sindicales de las comunidades aun no han asumido conscientemente que ellos están en el poder político de Bolivia; sorprende, pues, que en una década los dirigentes campesinos no hayan aún asumido el control político de sus municipios y mucho peor que el Alcalde elegido aun no haya comprendido que el poder lo tienen las organizaciones sindicales y no el Gobierno Municipal el cual, en estas condiciones, es el mero operador de la reivindicaciones campesinas.

En el debate manifestaban que su juventud está abandonando las comunidades. Uno de los participantes decía que se quedaron en su comunidad cuatro adultos mayores y su juventud se había encaminado rumbo a las ciudades para engrosar las filas de los desocupados o ampliar el sector de los comerciantes informales de las grandes urbes. En estas condiciones muchas comunidades de la Provincia Yamparáez están quedando despobladas, sin embargo las comunidades son agro-productivas, además con posibilidades de riego y un clima favorable para producir. El Gobierno Municipal deberá planificar el Vivir Bien en estas comunidades con la implementación de la organización de cooperativas, asociaciones, empresas comunitarias y empresas agrícolas lideradas por los mismos campesinos, así como organizar ciudades intermedias con colegios de primera categoría en la educación y formación, institutos técnicos, universidades en función del desarrollo de la comunidad y del municipio que considere y tome en cuenta el desarrollo de la agricultura ecológica para producir alimentos para el consumo nacional tanto como para la exportación.
Considero que la historia exige aplicar con toda la fuerza, el ama sua, ama qhilla quilla, ama llula, ama llunk’u y ama ch’in, la política de los campesinos originarios debe ser libre, transparente, dinámica, activa, revolucionaria y verdadera; eliminar la corrupción y la traición; construir comunidades modernas, con agua potable, luz eléctrica, telefonía, y todos los servicios básicos, sobre todo dirigidos por líderes creativos, democráticos y honestos.de
Se puede afirmar con certeza que no hay cuadros políticos campesinos. Existen dirigentes campesinos con discurso, pero vacios de contenido, hablan y hablan, pero repiten muchas veces las mismas palabras, sin proyección de perspectiva, por eso se tardan horas y horas, sin decidir nada; pareciera que en 11 años se ha paralizado la conciencia y la lucha campesina de la Subcentralía. Ante esta realidad es urgente construir una Tesis Política nueva para las organizaciones sindicales campesinas de Tarabuco y Chuquisaca, de nada sirve el carnaval Tarabuco tan imponente en todo el mundo, sin una conciencia política para alumbrar a la humanidad; tengo la impresión que dentro de poco perderán el poder político, por tanto su pobreza azotará nuevamente a los campesinos; los sindicatos campesinos deberán tomar decisiones importantes y tienen la obligación de reorientar la lucha campesina así como fortalecer la ideología de la misma para proyectar el poder político de los campesinos hacia nuevos horizontes del vivir bien.
Es el momento de expulsar del instrumento político a la burguesía de la ciudades que están usufructuando del poder político conquistado por los campesinos, parecen garrapatas parasitarias que están destruyendo el poder de servicio a las comunidades y lo están convirtiendo en puro beneficio personal, ante esta realidad los campesinos en el Congreso Provincial deben tomar decisiones radicales, inclusive imponiendo a su gobernador medidas para expulsar a la gente corrupta de la ciudad que está destruyendo el poder conquistado.
Es tiempo de retomar acciones para debate y formación política democrática; sobre todo formar cuadros políticos mediante cursos sistemáticos y bien organizados, ya que cuando no hay cuadros políticos existe la corrupción, las imposiciones, las manipulaciones que dañan la unidad de la clase campesina y degenera el poder político. Es tiempo de formar liderazgos nuevos y la unidad política y social campesina, con una economía democrática y solidaria en las comunidades de Chuquisaca.